Un ecógrafo para Dangbo – República de Benín

La Fundación Pryconsa ayuda para que la Asociación Infancia y Cirugía en Dangbo disponga de un ecógrafo, esencial para la salud de los habitantes de Dangbo.

Aquí va la historia relatada por los médicos miembros de la asociación, que hacen campañas para atender a los enfermos de forma altruista.

Si pusiéramos un Ecógrafo sobre la localidad de Dangbo y comenzáramos a deslizar el cristal por su superficie podríamos apreciar tanto su belleza natural y de sus gentes como la precariedad de sustejidossocial, económico o sanitario. Si observamos con másdetenimiento estos tejidos, veríamos cómo cada uno de ellos lo componen multitud de personas. Y si ampliáramos un poco más, llegaríamos a ver a aquellas personas que necesitan recibir un tratamiento urgente, eficaz y adecuado. El diagnóstico después de realizar una ecografía semejante sobre Dangbo podría resultar en la necesidad de múltiples intervenciones.

Como cirujanos, está en nuestras manos acometer las cirugías que pueden mejorar las condiciones de vida de los pacientes. Paciente a paciente, podemos contribuir desde el Hospital Albergue del Amor Redentor a que esa imagen general de Dangbo mejore. Podemos realizar un seguimiento de las mujeres embarazadas, de la evolución de los pacientes que van a ser – o han sido – operados y diagnosticar con precisión la operación que necesitan.

Hace diez años que fundamos la Asociación Infancia y Cirugía en Dangbo. Llevamos una década trabajando para mejorar su situación sanitaria. Desde distintos puntos de España, realizamos campañas de diversas especialidades para operar a pacientes en el Hospital Albergue del Amor Redentor. Los cirujanos pediátricos y generales, los ginecólogos, las enfermeras y dentistas tratamos de operar a la mayor cantidad de pacientes posibles en el tiempo disponible.

Para ello, necesitamos los ojos que nos presta el Ecógrafo. No podemos esperar, porque nuestros pacientes tampoco. Venimos a operar personas enfermas y, como profesionales, uno de los recursos fundamentales e imprescindibles con que contamos es el Ecógrafo. También, el hospital dispone de una maternidad con un número elevado de partos mensuales. Cada uno de ellos es un milagro, que el Ecógrafo nos permite seguir, monitorizar y ayudar a ver la luz.

Hoy en día es inaceptable prescindir de su uso, ya que es un método rápido e inocuo para el diagnóstico. Hemos trabajado hasta ahora con uno antiguo que ha dejado de prestar servicio por desgaste y tenemos la necesidad de adquirir uno nuevo y la obligación de que sea de alta calidad, resistente y apto para exploraciones en todas las regiones del cuerpo.

Su coste es elevado, pero no debe ser ese un impedimento para no disponer de él. Llevamos operados más de 2.000 pacientes de los cuales cerca de un 60% han sido explorados ecográficamente, sin mencionar las ecografías obstétricas y pelvianas, que son rutinarias en el hospital.

Todo ello es posible gracias a un Ecógrafo. Este aparato nos permite poder mirar dentro de nuestros pacientes, gracias a la tecnología del ultrasonido. Con un Ecógrafo podemos preguntar al cuerpo de los adultos, mujeres y niños que atendemos por sus dolencias para poder responderles con precisión y eficacia. El Ecógrafo hace verdad que una imagen y un diagnóstico valen más que mil palabras en Dangbo, en la República de Benín.